Túnel de Alfonso VIII: historia en el subsuelo de Cuenca

 

Recientemente hemos tenido la oportunidad de visitar un recurso turístico que llevábamos mucho tiempo queriendo conocer. Nos referimos al túnel de la calle Alfonso VIII, un espacio que sirvió de refugio durante la Guerra Civil.

Aunque en la ciudad de Cuenca no se libró ninguna batalla, su ubicación estratégica en las comunicaciones entre el centro de España y el Levante la situaron en el punto de mira de los ataques aéreos. Esto hizo que los responsables de la Defensa Pasiva de la Cuenca republicana diseñasen un sistema de túneles subterráneos en los que pudiesen cobijarse los ciudadanos ante los ataques.

Los propios habitantes de la ciudad colaboraron en la construcción de los túneles que se fueron extendiendo por una buena parte del casco antiguo de Cuenca. Hoy, podemos conocer cómo eran esos espacios defensivos gracias a la rehabilitación del túnel de la calle Alfonso VIII, una galería de 95 metros de longitud convenientemente acondicionada para permitir una cómoda visita incluso con carros de niños.

A lo largo de la visita, pudimos conocer la historia de estos túneles y algunos mitos y leyendas que giran entorno a ellos. Estos “misteriosos túneles” han sido, para la tradición popular, escenario de hechos sorprendes, de crímenes, torturas o de prácticas exotéricas. Pero los hallazgos encontrados no corroboran ninguno de esos usos. Se trata de algo mucho menos misterioso: un refugio de guerra.

Si se opta por la visita teatralizada, un peculiar personaje nos trasladará a la época de la Guerra Civil y nos sumergirá en las costumbres y modos de vida de aquellos momentos tan convulsos. Y no faltará alguna sorpresa que no vamos a desvelar.

Además, tuvimos la oportunidad de conocer algunas peculiaridades de la ciudad de tiempos remotos, como la ingeniosa forma en la que se traía el agua a Cuenca en el siglo XVI a través de un acueducto construido a lo largo de toda la hoz del Huécar o el escaso control urbanístico existente que propició la aparición de calles subterráneas en el casco antiguo.

Este reportaje de Castilla-La Mancha Televisión os puede servir para conocer con más detalles lo que podéis ver en el túnel de Alfonso VIII, aunque lo mejor es que disfrutéis vosotros mismo de la visita.

 

 

Horarios y precios

El túnel de Alfonso VIII se puede visitar de viernes a lunes en unas horas determinadas. Estos son los horarios:

  • Lunes: visita guiada a 13 horas.
  • Viernes: 12.00, 13.00 y 17.00. A las 18.00 se realiza una visita teatralizada.
  • Sábado: visitas guiadas a las 12.00 y 17.00 horas. Visitas teatralizadas a las 13.00 y a las 18.00 horas.
  • Domingo: visitas guiadas a las 12.00, 17.00 y 18.00. Visitas teatralizadas a las 13 horas.

 

Hay que tener en cuenta que el aforo para cada una de las visitas está limitado a 40 personas.

En cuanto a los precios, las visitas guiadas cuestan 3,5 euros para los adultos y 2 euros para jubilados y residentes en Cuenca. Los menores de 12 años no pagan.

La entrada para la visita teatralizada tiene un precio de 5 euros para los adultos en general y de 3,5 euros para jubilados y residentes en Cuenca. En este caso, los menores de 12 años también entran gratis.

Existe la posibilidad de organizar visitas en grupo. Tenéis más información sobre precios, horarios y descuentos en la web de turismo del Ayuntamiento de Cuenca: Túnel de Alfonso VIII.

 

Torre de Mangana, vigía ancestral de Cuenca

 

Muy pocos espacios del casco antiguo de la ciudad ofrecen al visitante tantos vestigios de la historia de Cuenca como la plaza que alberga la torre de Mangana y sus aledaños. Las obras que se iniciaron en 1999 para restaurar este espacio sacaron a la luz restos de varios siglos de historia que permanecían ocultos a los pies de uno de los símbolos de la ciudad, la torre de Mangana.

En esta zona se situó el alcázar árabe y fue posteriormente lugar de asentamiento del barrio judío. Sobre la antigua sinagoga, se levantó en el siglo XV una iglesia cristiana bajo la advocación de Santa María. Con el tiempo, la nobleza y el clero fueron abandonando la zona hasta que, a comienzos del siglo XX, acabó por derribarse la iglesia.

Hoy, tras 17 años de obras, la plaza de Mangana luce con un nuevo esplendor desde el pasado mes de marzo. Los trabajos han puesto en valor los restos arqueológicos que conviven en armonía con la torre, el monumento a la Constitución y diversos espacios para el uso y disfrute de vecinos y visitantes.

 

Torre y plaza de Mangana Cuenca

 

La torre de Mangana

En la plaza se sitúa uno de los símbolos de la ciudad, la torre de Mangana. Hay quien sostiene que pudo ser una de las torres del antiguo alcázar, pero lo que sí que podemos afirmar es que la original poco tenía que ver con la que contemplamos en la actualidad.

Según consta en el anexo que acompaña a la resolución por la que se incoa el expediente para declararla bien de interés cultural, se tiene constancia de la construcción original, de planta cuadrada, gracias a un dibujo del Antón Wyngaerde fechado en 1565. Por entonces, la edificación estaba rematada por una cruz y una veleta de hierro sobre un chapitel recubierto de hojalata.

En lo siglos posteriores, se sometió a distintas intervenciones para subsanar diversos daños. Especial relevancia tuvieron los trabajos acometidos por el arquitecto Mateo López tras la caída de un rayo a finales del siglo XVIII y la invasión francesa a principios del XIX.

En 1926, la fisonomía de la torre cambiaría notablemente como consecuencia de la reforma llevada a cabo por Fernando Alcántara. Se eliminó el chapitel y su lugar se ocupó con un cuerpo de campanas, de planta cuadrada, que se cubrió con un cupulín. Además, las paredes fueron revestidas con una “decoración rica y colorista inspirada en motivos islámicos”. En la parte superior, “las almenas escalonadas que remataban la torre nos remiten a la mezquita cordobesa”. Con todo, la nueva torre se encasillaba dentro del estilo neomudéjar.

En 1970, fue objeto de una nueva reforma siguiendo el proyecto de Víctor Caballero. Esta intervención supuso “encastillar la torre”, dándole un carácter fortificado. La construcción se dotó de un matacán y se remató sin tejado. Esta es la imagen que conserva en nuestros días.

Desde tiempos remotos, la torre de Mangana ha estado íntimamente relacionada con la vida de la ciudad. Antiguamente, avisaba de la llegada del enemigo, de los incendios, de los días de fiesta y también de los entierros de los  personajes ilustres. Hoy, Mangana marca las horas de la ciudad, recordando con sus serranillas el inexorable paso del tiempo.

 

Monumento a la Constitución

Junto a tantos vestigios del pasado, el 6 de diciembre de 1986, se inauguró en la plaza de Mangana el Monumento a la Constitución, una moderna escultura obra del conquense Gustavo Torner, uno de los promotores del Museo de Arte Abstracto de Cuenca.

Según recogió el diario El País en su edición del día siguiente, el artista explicó que el “conjunto escultórico, integrado por una estructura de hierro de forma trapezoidal con un cubo brillante en el centro que pende en el aire sujeto por tirantes de acero” viene a representar “los diálogos de los políticos en el Parlamento intentando ejercer su influencia dentro del sistema democrático”.

 

Historia y modernidad se dan la mano en la nueva plaza de Mangana, conformando, además, un amplio y privilegiado balcón con unas extraordinarias vistas a la zona moderna de la ciudad y a los encantos naturales de la hoz del río Júcar.

Os dejamos unas imágenes de esta zona de Cuenca que no debéis dejar de visitar.

 

El puente de San Pablo de Cuenca, balcón privilegiado a la hoz del Huécar

 

Uno de los iconos de Cuenca es el puente de San Pablo, una estructura metálica de 40 metros de altura construida para salvar la hoz del río Huécar y unir así el caso histórico de la ciudad con el antiguo convento del mismo nombre.

Convento y puente surgieron de la imaginación del canónigo Juan del Pozo, tal y como cuenta José Luis Muñoz en su libro Calles de Cuenca. Primero fue el edificio conventual, erigido en 1523 sobre la misma roca al inicio de la hoz; después, llegaría el puente para unir la nueva construcción con la parte alta de la ciudad.

Según recoge José Vicente Ávila en su blog,  el puente se construyó en piedra entre 1538 y 1580 y estaba formado por cinco arcos apoyados sobre fuertes pilares.

Pese al largo y laborioso proceso de construcción, pronto comenzó a deteriorarse, aunque no sería hasta que el 7 de mayo de 1786 cuando los daños serían irreversibles. Aquel día, se derrumbó parte de los dos primeros arcos de la zona más cercana a la ciudad. Miguel Ángel Troitiño cuenta en su libro Cuenca: evolución y crisis de una vieja ciudad castellana como, cuatro años después del derrumbamiento, el arquitecto Mateo López redactó un informe en el que decía que “en el día de halla en estado aún más deplorable que cuando sucedió la ruina en la noche del 7 de mayo de 1776 (…), por lo tanto, aunque su ruina total no parece inminente debe prohibirse el uso de dicho puente”.

Puente de San Pablo de piedra - Cuenca

Imagen del antiguo puente de piedra

No sería hasta 1880 cuando el Ayuntamiento solicitase fondos a la Comisión Arqueológica de Monumentos Históricos para repararlo. Sin embargo, el alto coste de su reconstrucción hizo que se optase por derribarlo. Finalmente, el 2 de marzo de 1889, el antiguo puente de San Pablo pasó a la historia mediante la explosión de varias cargas de dinamita.

En 1902, el ingeniero José María Fuster fue el encargado de elaborar los planos para levantar la actual construcción de hierro y madera, que se inauguró en abril del año siguiente tras invertir 60.086 pesetas en su construcción.

Hoy, el puente de San Pablo es uno de los símbolos de la ciudad. Su imponente imagen como pórtico de entrada a la majestuosa hoz del Huécar, escoltado por la magnitud de dos joyas arquitectónicas como son el convento del mismo nombre y las afamadas Casas Colgadas, lo ha convertido en un lugar de obligada visita.

Cruzar la hoz desde una altura de 40 metros sobre un entablado de 116 metros de longitud que deja entrever la ribera del Huécar y con la imponente imagen de los edificios del casco antiguo de la ciudad colgados sobre la roca desafiando la gravedad suscita una amplia amalgama sensaciones. ¿Miedo? ¿Respeto? ¿Sorpresa?… Pero, sobre todo, la impresión de estar en un lugar único.

Vista del Puente de San Pablo de Cuenca desde la ribera del Huécar. Puente de San Pablo Cuenca - Hotel Plaza

Segóbriga, un paseo por la historia

 

A poco más de 70 kilómetros de Cuenca, en La Mancha, se localizan los vestigios de una de las ciudades de la época romanas mejor conservadas: Segóbriga.

Ubicada en lo alto del conocido como cerro de Cabeza de Griego (857 metros de altitud), en la ribera del río Cigüela, en sus orígenes se trató de un castro celtibérico. Tras ser conquistado por los romanos, poco a poco se fue convirtiendo en un importante nudo de comunicaciones y de producción de lapis specularis (yeso translucido), lo que le llevó a alcanzar un gran esplendor que se tradujo en la construcción de importantes construcciones monumentales.

En el siglo IV, la ciudad comienza su periodo de decadencia. Con el paso del tiempo, quedó reducida a un pequeño poblado rural dependiente de la cercana villa de Uclés hasta su progresivo abandono.

 

¿Qué podemos ver en Segóbriga?

Centro de Interpretación - Segóbriga

Centro de Interpretación – Segóbriga

La visita al Parque Arqueológico de Segóbriga nos ofrece la posibilidad de conocer la particular geografía urbana de la antigua ciudad y visitar los restos de algunos de sus edificios y monumentos más emblemáticos: teatro, anfiteatro, termas, foro… Además, en el centro de interpretación del parque podemos acercarnos con mayor profundidad a la historia y las formas de vida de la época.

Precisamente es este centro de interpretación el que nos da la bienvenida al parque en nuestra visita. El recorrido se inicia con un breve audiovisual que explica el descubrimiento de Segóbriga y la historia del parque. El documental continúa abordando la construcción, la evolución y las formas de vida de la antigua ciudad romana ayudándose, en algunos casos, de animaciones en 3D.

El siguiente punto del recorrido es la exposición permanente en la que se pueden contemplar objetos -originales y réplicas- encontrados durante los trabajos de excavación. La muestra se completa con una serie de paneles explicativos de la vida en Segóbriga en la época romana: su sociedad, su economía, los principales monumentos, sus costumbres…

30 minutos son suficientes para cubrir estas dos primeras etapas de la visita antes de iniciar el paseo por el yacimiento.

 

El yacimiento

El yacimiento de Segóbriga cuenta con un recorrido señalizado para facilitar la visita, pero es posible elegir nuestro propio itinerario. Dos horas son suficientes para recorrer cómodamente todos los puntos de interés, pero la visita se puede alargar dependiendo el tiempo que dediquemos en cada uno de los momentos.

El recorrido comienza visitando un tramo del acueducto que servía de aprovisionamiento a la ciudad y las necrópolis situadas a extramuros. A continuación, tendremos la oportunidad de recorrer el tablado del teatro, un edificio bien conservado que conserva su estructura original.

Ya dentro de lo que fue la ciudad se pueden visitar los restos del criptopórtico del foro, las termas, la basílica, el foro y algunas viviendas. En los puntos destacados del itinerario encontraremos paneles informativos sobre cada una de las construcciones.

Retornando a la entrada, llegaremos a un anfiteatro de forma elíptica que en su día tuvo capacidad para 5.500 espectadores. Hoy, junto con el teatro, es el edificio mejor conservado.

Anfiteatro de Segóbriga

Anfiteatro de Segóbriga

Pero la visita aún no ha terminado. En el camino de regreso al centro de interpretación por el que hemos accedido al yacimiento veremos resto del antiguo circo en el que se desarrollaban las carreras de carros tirados por caballos y una basílica visigoda, que fue el primer edificio que se excavó en la zona.

En esta página podéis hacer un recorrido por cada una de las construcciones que se pueden visitar en Segóbriga: Visita a Segóbriga

 

Horarios y precios del Parque Arquelógico de Segóbriga

Parque Arqueológico de SegóbrigaEntre los meses de octubre y marzo, el parque abre sus puertas de martes a domingo en horario de 10 a 15 horas y de 16 a 18 horas. Desde el 1 de abril y hasta el 30 de septiembre, el horario de apertura es de 10 a 15 horas y de 16 a 19:30 horas todos los días excepto los lunes que permanece cerrado.

Tened en cuenta que el acceso al parque debe realizarse al menos 45 minutos antes de la hora de cierre.

El precio de las entradas es de 5 euros para adultos y 1 euro para niños de 6 a 11 años. También existe una tarifa reducida (2,5 euros) para estudiantes, familias numerosas, titulares del carné joven y grupos.

Para llegar al Parque Arqueológico de Segóbriga desde Cuenca, tomaremos la A40 en dirección Tarancón. En Carrascosa del Campo abandonaremos esta vía para coger la CM-310, que ya no dejaremos hasta la entrada al yacimiento. En el siguiente enlace podéis ver este recorrido: cómo llegar a Segóbriga.

Si estáis interesados en visitar el parque -os lo recomendamos-, tenéis más información en su web: Parque Arqueológico de Segóbriga.

Información útil para moverse por Cuenca en Semana Santa

 

El desarrollo de los desfiles procesionales y la llegada de un buen número de visitantes condiciona la movilidad en Cuenca durante la Semana Santa. Las limitaciones a la circulación de vehículos por determinadas zonas y los problemas para encontrar aparcamiento hacen que la mejor opción sea olvidarse del vehículo y desplazarse andando o utilizando el transporte público.

Si está en Cuenca durante estos días, tenga en cuenta lo siguiente:

  • El acceso al casco antiguo está prohibido desde una hora antes del comienzo de los desfiles procesionales.
  • El acceso a la Plaza de Ronda por las Casas Colgadas está cerrado hasta las 22 horas del Domingo de Resurrección.
  • Desde el Miércoles Santo a las 15 horas y hasta el Sábado Santo, se cortatá el tráfico en el eje Carretería-Calderón de la Barca-Virgen de la Luz. Está autirozado el tránsito transversal por la Plaza de la Constitución.
  • El Domingo de Resurrección se volverá a cortar el tráfico en el eje Carretería-Calderón de la Barca-Virgen de la Luz desde las 8 a las 13 horas.

 

Si llega a Cuenca en su coche y tiene que aparcar, la Policía Local recomienda las siguientes zonas:

 

En el Casco Antiguo

  • Estacionamiento subterraneo de la hoz del Huécar (De pago)
  • Estacionamiento en superficie del barrio del castillo (gratuito)
  • Estacionamiento de la calle de San Pedro (De pago).

 

Zona centro y parte baja del Casco Antiguo

  • Proximidades del polideportivo El Sargal (gratuito)
  • Estacionamiento subterráneo de Princesa Zaida (De pago)
  • Parking de la Plaza de España (De pago)

 

Zona centro y parte baja de la ciudad

  • Zona del Camino de la Resinera, Avenida Radio Nacional y Recinto Ferial (Gratuito)

 

Zona centro 

  • Antiguo Recinto Ferial (Gratuito), accediendo por la calle de Antonio Maura.

 

Parte baja de la ciudad

  • Fuente del Oro (gratuito)

 

Zona Este de la ciudad

  • Para los vehículos que accedan a Cuenca desde la carretera de Valencia se recomienda estacionar en los polígonos Villa Román II y III (gratuito)

 

Además, tenga en cuenta que los horarios de algunas líneas de autobuses urbanos sufrirán modificaciones con motivo del paso de las procesiones. Según la información facilitada por el Ayuntamiento, estos son los cambios:

 

Martes y Miércoles Santo

  • Líneas 1 y 2: suprimidas las salidas desde 19:15 horas.

 

Jueves Santo

  • Líneas 1 y 2: suprimidas las salidas desde 15:30 horas.
  • Líneas 5 y 6/7: suprimidas las salidas desde 15:30 a 17:30 horas.
  • Línea 12: al no ser festivo nacional, se mantiene el servicio equivalente a los días laborables de lunes a viernes.

 

Viernes Santo

  • Líneas 1 y 2: suprimidos los servicios durante todo el día.
  • Líneas 5 y 6/7: desvío sentido hacia Mirador por San Ignacio de Loyola durante todo el día.

 

Domingo de Resurrección

  • Líneas 1 y 2: suprimidas las salidas hasta 14:00 horas (incluida).
  • Líneas 5 y 6/7 desvío sentido hacia el Mirador por San Ignacio de Loyola por la mañana.

 

Nuestra recomendación es que deje el coche y disfrute de Cuenca y de su Semana Santa andando.

Breve guía de la Semana Santa de Cuenca

 

La Semana Santa de Cuenca esta llena de pequeños momentos que, en su conjunto, la han convertido en una celebración de gran trascendencia. Cada conquense y cada visitante tiene sus momentos íntimos, sus lugares en los que le gusta ver un desfile o personas con las que quiere vivir determinados instantes.

En esta entrada hemos tratado de confeccionar una breve guía de algunos de los momentos que consideramos que no os debéis perder si vais a venir a Cuenca en Semana Santa por primera vez. Son tan solo unas recomendaciones para que comencéis a conocer esta celebración. Por encima de todo, disfrutad y encontrar vuestros propios momentos.

 

Viernes de Dolores

  • El acto oficial que marca el inicio de la Semana Santa es el pregón. Este año, el encargado de pronunciarlo será el nazareno conquense Rafael Redondo. El acto tendrá lugar en la antigua iglesia de San Miguel el 18 de marzo a las 20 horas. Antes del pregón, el coro del Conservatorio y la Banda de Música de Cuenca interpretarán diversas obras.

 

Domingo de Ramos

  • Los tres golpes sobre la puerta de la antigua iglesia de San Andrés que anteceden a la salida de las imágenes. Los primeros acordes de la banda de cornetas y tambores rompen el silencio de la mañana a las 9:30 horas.
  • La llegada de las imágenes a las puertas de la Catedral entre una gran multitud que agita sus palmas y ramos (13:30 horas)

 

Lunes Santo

  • Presenciar el paso del cortejo procesional por las calles del casco antiguo en un profundo silencio y bajo la tenue luz de los hachones que acompañan a la única imagen del desfile. Tan solo el sonido de un ronco tambor y el tañido de una campana anuncian su llegada.

 

Martes Santo

  • La salida de las distintas imágenes de sus respectivas iglesias.
  • El canto del tradicional Miserere en las escaleras de la iglesia de San Felipe Neri a la bajada de la procesión (23:30 horas, aproximadamente).
  • La bajada de las hermandades por la calle Palafox desde la puerta de San Juan, en las conocidas como curvas de la Audiciencia.

 

Miércoles

  • La entrada de las hermandades de la Oración del Huerto, El Prendimiento y Nuestra Señora de la Amargura con San Juan en una abarrotada Plaza Mayor. (21 horas, aproximadamente)
  • La bajada del Ecce-Homo de San Miguel, La Negación y San Pedro Apóstol desde la parte más alta de la ciudad hasta a la Plaza Mayor, especialmente el desfile de un paso de la envergadura de San Pedro Apóstol por la estrecha y empinada calle que lleva el mismo nombre.
  • El Miserere en las escaleras de la iglesia de San Felipe Neri a la baja de la procesión ya completa.
  • El final de la procesión en la iglesia de San Esteban. (Alrededor de las 1:30 horas)

 

Jueves Santo

  • Salida de la procesión desde la iglesia de la Virgen de la Luz (16:30 horas) y el cruce del puente de San Antón.
  • Miserere en las escaleras de San Felipe Neri.
  • Bajada por la calle Palafox.
  • Llegada a la iglesia de partida (00:30 horas).

 

Guía Semana Santa Cuenca - Hotel Plaza

 

Viernes Santo

Procesión Camino del Calvario

  • Salida de la procesión a las 5:30 horas desde El Salvador precedida por Las Turbas. Por motivos de seguridad, el acceso a la zona está limitado.
  • Paso de Nuestra Señora de la Soledad por las herrerías de la Puerta de Valencia con el sonido de fondo de golpes de martillo. En esta zona se interpreta un motete.
  • Entrada de la procesión en la Plaza Mayor (9 horas, aproximadamente).
  • Miserere en las escaleras de San Felipe Neri (10 horas). Resulta estremecedor ver como miles de tambores callan para, en un profundo silencio, escuchar las voces del coro. Su canto acaba con el retorno del ensordecedor sonido de clarines y tambores.

 

Procesión En el Calvario

  • La salida de la Virgen de las Angustias desde la iglesia de Las Confeccionistas (13 horas, aproximadamente).
  • El canto del Misesere en San Felipe.
  • El paso por el centro de la ciudad a media tarde.

 

Procesión del Santo Entierro

  • Salida del cortejo ya formado desde la Catedral (21 horas).
  • Paso de la procesión por la calle de los Tintes, junto al río Huécar.
  • Final en la iglesia de El Salvador pasada la medianoche.

 

Domingo de Resurreción

  • El encuentro de las imágenes de Jesús Resucitado y la Virgen del Amparo en la Plaza de la Constitución (11:15 horas). Ambas imágenes se bailan y  se sueltan palomas.

 

Esto es solo un pequeño compendio de algunos momentos de especial interés, pero la Semana Santa es mucho más. Si queréis una completa guía con los horarios, itinerarios y hermandades de cada uno de los desfiles, podéis consultarla en la web de la Junta de Cofradías: Horario y recorrido de las procesiones de la Semana Santa de Cuenca 2016.

Antes de terminar, nos gustaría recordar algunas recomendaciones que hace la Junta de Cofradías y que contribuyen al orden y el respeto:

  • Contemplar con respeto el desfile.
  • Guardar silencio ante el paso de la procesión.
  • No cruzar entre las filas.
  • Extremar las precauciones, especialmente si se va acompañado de niños, en las zonas donde se puedan producir aglomeraciones.

 

Si es la primera vez que vas a visitar Cuenca en Semana Santa, no olvides tu cámara de fotos y disponte de disfrutar de una extraordinaria puesta en escena en un marco incomparable.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Al seguir navegando permite su uso. Tiene más informacion en Política de cookies