Disfruta del otoño en Cuenca

 

Este jueves, 22 de septiembre, a las 16 horas y 21 minutos, llega oficialmente el otoño, y con él una de las épocas del año en las que Cuenca se muestra con todo su esplendor.

Para los amante de la naturaleza es un momento ideal para acercarse a disfrutar de los fantásticos parajes de la Serranía de Cuenca. Los colores ocres van ganando espacio al verde que dejó el verano y acompañan al agua y a la roca para conformar vistas incomparables. Un paseo por el Ventano del Diablo, el Nacimiento del Río Cuervo, la Ciudad Encantada, los Callejones de Las Majadas, la laguna de Uña o las de Cañada del Hoyo, la hoz de Beteta o las Torcas de los Palancares evidencian el rico y variado patrimonio natural de la provincia.

Cerca de la capital, las hoces del Júcar y el Huécar se visten también de otoño ofreciendo un espacio privilegiado para el paseo y la práctica del senderismo, el mountainbike, la escalada o el piragüismo.

A la caída de la tarde, el sonido gutural de los ciervos en celo nos brinda la posibilidad de disfrutar de otro espectáculo de la naturaleza: la berrea. Después, llegará la ronca del gamo. Y, si la climatología acompaña, brotarán todo tipo de hongos y setas, una escusa más para gozar de la Naturaleza.

También es una época idónea para acercarse al Parque de El Hosquillo, ubicado en pleno corazón de la Serranía de Cuenca. Entre los animales que podemos contemplar entre pinos, quejigos, bujes, tejos o acebos se encuentran ciervos, corzos, gamos, muflones, cabras montesas, jabalís, lobos, osos, águilas, halcones, buitres o búhos. Una visita muy recomendable –que es necesario concertar con antelación- para mayores y niños.

Asimismo, en nuestro recorrido por la Serranía de Cuenca podemos degustar algunos de los platos de la contundente gastronomía de la zona en pueblos típicos serranos como Las Majadas, Uña, la Vega del Codorno, Villalba, Valdemeca o Tragacete.

El otoño es también un buen momento para recorrer las calles llenas de historia del casco antiguo de Cuenca. Subir al Castillo y asomarse a las hoces que rodean la ciudad histórica; conocer la historia que se esconde detrás de puertas adinteladas y blasones; contemplar el arte que se atesora en la Fundación Antonio Pérez o los museos Abstracto, Diocesano, Provincial o de la Semana Santa; cruzar el puente de San Pablo con sus espléndidas vistas a las Casas Colgadas y a los farallones que sustentan una parte de las construcciones del casco antiguo…, en definitiva, deleitarnos de una ciudad Patrimonio de la Humanidad en todo su fulgor.

Junto a todas estas maravillas, Cuenca ofrece en estos primeros días de otoño diversas actividades que son el complemento ideal para una visita. En el recinto de la Hípica, se celebra, del 23 al 25 de septiembre, la Feria de la Naturaleza y Medio Ambiente (Naturama), donde se han cita expositores relacionados con los sectores del medio ambiente, el turismo rural y de aventura, las actividades al aire libre, los productos naturales y ecológicos, las plantas medicinales o la cosmética natural.

La Catedral sigue acogiendo una de las muestras más relevantes del año en España: la exposición La poética de la libertad con el montaje S.A.C.R.E.D. del artista chino Ai Weiwei. Y este fin de semana, tendrá lugar de nuevo el videomapping que, con motivo de la conmemoración del IV centenario de la muerte de Cervantes, se proyecta sobre la fachada de la Catedral de Cuenca. El viernes y sábado (23 y 24 de septiembre) se realizarán tres pases: a las 22:30, a las 23:30 y a las 00:30.

Si estás pensando en visitar Cuenca, ahora es un buen momento. La ciudad y la provincia se visten de otoño para mostrar toda su riqueza natural y cultural.

El Hosquillo: la guarida de los osos en Cuenca

 

En el corazón de la Serranía de Cuenca, el Parque de El Hosquillo es un espacio natural ideal para observar una amplia variedad de animales característicos de la península ibérica. Osos, ciervos, corzos, gamos, jabalís, lobos, buitres, águilas… son algunas de las especies que el visitante puede presenciar a lo largo de una visita guiada ideal para disfrutar en familia.

Con una extensión de 910 hectáreas, El Hosquillo se ubica a 50 kilómetros de Cuenca, muy cerca de la localidad serrana de Las Majadas, en un abrupto valle por el que discurren el río Escabas y el arroyo de las Truchas.

Aunque en su origen (1964) se creó como Parque Cinegético Experimental, en la actualidad es una espacio dedicado a la conservación, investigación y educación ambiental. A aquella primera época corresponde uno de los reportajes que Félix Rodríguez de la Fuente dedicó a este lugar y que puede verse en el siguiente enlace: El hombre y la Tierra (Fauna ibérica) – El Hosquillo, osos.

 

Fauna

El Hosquillo permite al visitante conocer en semilibertad algunas de las especies cinegéticas típicas de la fauna ibérica. A lo largo de un agradable paseo por sus instalaciones veremos grupos de ciervos, gamos, lobos o jabalís, así como ejemplares de muflón o cabra montés. Incluso, podremos compartir el recorrido con un acompañante muy especial: la cierva Antonia.

En las escarpadas rocas calizas de este espectacular espacio es posible observar en su hábitat natural diversas aves protegidas, como águila real, halcón, buitre leonado o alimoche, además de otro buen número de especies de aves forestales que viven en los frondosos pinares de pino albar y negral del interior del valle.

La presencia de corrientes de agua también posibilita disfrutar de especies acuáticas como las nutrias o las truchas comunes.

Pero, quizás, lo que más llame la atención del visitante sea la última parada de la visita guiada: el Rincón del Buitre, donde habita una comunidad de osos pardos que, si tenemos suerte, abandonarán las zonas más escarpadas para dejarse ver junto al camino.

Con este reportaje de Castilla-La Mancha Televisión podemos hacernos una idea de los tesoros que guarda El Hosquillo en su interior y que bien merece la pena descubrir.

 

 

 

Museo y Centro de Interpretación

Además de su espectacular entorno y de sus singulares inquilinos, el Parque del Hosquillo cuenta con dos instalaciones que complementan la visita y que permiten profundizar en el conocimiento del entorno y de sus habitantes.

El Centro de Interpretación ofrece un recorrido interactivo por la biodiversidad del Parque mediante audiovisuales, fotografías, maquetas y distintos paneles multimedia.

Por otro lado, el Museo Cinegético acoge una muestra de las especies cinegéticas y protegidas más representativas de la zona.

 

Cómo visitar El Hosquillo

El Hosquillo no está abierto todo el año. En 2016, el periodo de apertura es del 19 de marzo al 8 de diciembre. Durante estos meses, se puede visitar los fines de semana y festivos, ampliándose los días de visita durante julio.

Habitualmente, hay un turno de visita por la mañana (11 horas) y otro por la tarde (16 horas), aunque dependiendo de la época del año pueden variar. Lo mejor para planificar tu visita es que consultes la página web del parque en la que también puedes realizar la reserva para visitar El Hosquillo.

Los precios de la visita guiada son de 10 euros para adultos de más de 15 años, 7 euros para niños de 7 a 14 años y de 5 euros para mayores de 65 años. Los menores de 6 años acceden gratis. También existen tarifas especiales para grupos organizados.

Todas las visitas son guiadas e incluyen el acceso al Centro de Interpretación y al Museo. En total se emplean entre dos horas y media y tres horas en hacer todo el recorrido.

 

Cómo llegar a El Hosquillo

Desde Cuenca, el camino más directo para llegar al Parque de El Hosquillo es a través de la CM-2110 –o la CM-2105 si se quiere salir de la ciudad por la hoz del Júcar-. Esta vía nos llevará hasta Villalba de la Sierra. A la salida de esta localidad, encontraremos un cruce en el que tendremos que tomar la dirección hacia Las Majadas. Desde este pueblo, cogeremos la CUV-9113 hasta un cruce a la derecha que nos indicará la dirección hasta la puerta del Parque de El Hosquillo.

En el siguiente enlace puedes ver la ruta desde el Hotel Plaza: cómo llegar a El Hosquillo.

Por el extraordinario entorno natural en el que se ubica y por la posibilidad que ofrece de conocer en semilibertad algunas de las especies más características de la fauna ibérica, incluidos lobos y osos, ambos en peligro de extinción, merece la pena programar una visita al Parque de El Hosquillo.

Si aún no lo tenéis claro, os dejamos algunas fotografías:

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Al seguir navegando permite su uso. Tiene más informacion en Política de cookies