Leyendas de Cuenca. La Cruz de los Descalzos

event
event

Son muchas las narraciones populares que tienen como escenario el casco antiguo de Cuenca. En ellas, la fantasía adorna sucesos con una cierta base real o, simplemente, crea relatos que han ido transmitiéndose de forma oral desde hace cientos de años. Recordar estas leyendas es una forma de acercarse a la historia de la ciudad, además de mantener ese halo de ensueño y misterio al que invita un escenario como el casco histórico de Cuenca.

Hoy, queremos contaros una de las leyendas más populares de Cuenca: La cruz de los Descalzos.

Cuentan que, en el siglo XVIII, llegó a la ciudad una bella muchacha que enseguida centró la atención de sus coetáneos. Su nombre era Diana.

Entrecruz de los descalzos aquellos jóvenes admiradores se encontraba Diego, un personaje conocido por su afición a la fiesta y su incansable labor de cortejo a las mujeres. Muy pronto, se fijó en Diana y trató de engatusarla sin mucho éxito.

Según se dice, en la tarde-noche de la víspera de Todos los Santos, la juventud se divertía en las tabernas del casco antiguo. Poco a poco, y ya entrada la noche, la fiesta se fue apagando y Diana propuso a Diego pasear en dirección a la ermita de la Virgen de las Angustias.

En la bajada, fueron sorprendidos por una fuerte tormenta y el joven alzó en sus brazos a Diana para evitar que se manchase el vestido. Al hacerlo, comprobó aterrorizado que las piernas de la joven estaban cubiertas de pelo y sus pies eran en realidad pezuñas de cabra. Diana era el mismo demonio disfrazado.

Inmediatamente, soltó a la joven y corrió hacia la cruz de piedra situada en el atrio del convento de los Descalzos. Se abrazó a ella y pidió la ayuda divina. Al instante, el demonio desapareció y no quedo resto de Diana.

Como muestra de lo acontecido, la mano de Diego quedo grabada en la cruz de piedra, tal y como hoy se puede ver hoy.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

¡Reserva a través de la Web y disfruta de nuestras ofertas únicas!

Quien viene a Cuenca una vez, no dejará de querer volver. 
¡Mire nuestros alojamientos y reserve su próxima escapada!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Al seguir navegando permite su uso. Tiene más informacion en Política de cookies